, Sostenibilidad

Mejorando tu comodidad mientras mejoramos el planeta

Todos nuestros productos incorporan un elevado porcentaje de material reciclado en su composición y son reciclables al final de su vida útil, reduciendo así el uso de materias primas naturales.

URSA y los objetivos de Desarrollo Sostenible

En 2015, la ONU aprobó la Agenda 2030 sobre el Desarrollo Sostenible, una oportunidad para que los países y sus sociedades emprendan un nuevo camino con el que mejorar la vida de todos, sin dejar a nadie atrás.

URSA no quiere quedarse fuera de este gran reto global y desde el corazón de la sostenibilidad está realizando importantes esfuerzos para contribuir a la consecución de estos objetivos.
Gracias a nuestra actividad como fabricantes y a los servicios que prestamos, tenemos capacidad de trabajar en 10 de los 17 objetivos y estamos volcando nuestros esfuerzos en contribuir a la lucha contra el cambio climático, la producción de energía limpia y asequible, el fomento del empleo estable y de calidad y la mejora de la economía, a través de nuestros materiales y servicios.

 

Objetivos de desarrollo sostenible

Los edificios sostenibles con materiales aislantes incorporados pueden mejorar la salud y el bienestar de las personas. Nuestros sistemas y soluciones aportan calidad del aire interior y contribuyen al confort térmico y acústico de los edificios, proporcionando bienestar a sus ocupantes.

Nuestras lanas minerales se fabrican con una tecnología que consigue que no desprendan compuestos orgánicos volátiles, por lo que la calidad del aire interior que respiramos en nuestros hogares y oficinas está garantizada.

 

Objetivos de desarrollo sostenible - Salud y bienestar

 

URSA, en la medida de sus posibilidades, contribuye a formar y capacitar a los profesionales del sector de la edificación y ayuda a preparar a jóvenes alumnos para que puedan acceder a un puesto de trabajo estable y de calidad. En toda Europa, la compañía ofrece cursos de formación y participa en Congresos, mesas redondas y jornadas técnicas para compartir sus conocimientos y experiencia.

 

Objetivos de desarrollo sostenible - Educacion y calidad

URSA cuenta en su modelo de negocio con una de las herramientas más completas y eficaces para cumplir con este desafío: los materiales aislantes.

Gracias a la instalación de un correcto aislamiento, los edificios pueden ahorrar más del 30% de la energía consumida, reducir la misma cantidad de emisiones contaminantes y, de forma añadida, aportar confort a los hogares y calidad de vida a sus ocupantes.

Productos aislantes como los de URSA se fabrican con un gran porcentaje de vidrio reciclado y a lo largo de su vida útil como material aislante, son capaces de ahorrar más de 500 veces la energía empleada en su fabricación, transporte e instalación.

 

, Sostenibilidad

 

URSA cuenta en España con cerca de 200 empleados en todo el mundo. La empresa dedica grandes esfuerzos para el desarrollo personal y profesional de sus trabajadores. La media de antigüedad de los empleados es mayor de 15 años de media.

Además, gracias a su actividad, con la que contribuye a crear ciudades con edificios sostenibles genera empleo e impulsa la economía.

, Sostenibilidad

 

El diseño de los edificios sostenibles fomenta la innovación y contribuye a la creación de infraestructuras resilientes al cambio climático.

URSA cuenta con 13 fábricas en toda Europa, dos de ellas en España (Plá de Santa María, Tarragona) La compañía destina importantes esfuerzos para que el progreso tecnológico de sus fábricas y de sus procesos de fabricación, cumplan con unos ambiciosos objetivos medioambientales y de eficiencia energética.

, Sostenibilidad

Para conseguir comunidades sostenibles es fundamental actuar sobre el parque edificado de las ciudades. En Europa, 2 de cada 3 edificios habitados tiene más de 40 años, con el peligro de convertirse en espacios insalubres para la población.

URSA apuesta decididamente por la rehabilitación de viviendas como el mejor instrumento para conseguir edificios sostenibles que serán el motor de las ciudades y comunidades sostenibles. Todos sus materiales son válidos tanto para obra nueva como para rehabilitaciones.

La compañía también colabora con asociaciones que trabajan en el fomento de la rehabilitación integral y energética de edificios.

, Sostenibilidad

URSA trabaja para gestionar de forma sostenible sus recursos, controlar las emisiones atmosféricas y trabajar para que sus materiales se puedan reciclar y reutilizar. 

Los materiales de URSA cuentan con sellos, distintivos y etiquetas que garantizan su aporte a la economía circular y al medioambiente.

, Sostenibilidad

, Sostenibilidad

 

URSA trabaja en el ciclo de vida de todos sus materiales para provocar el mínimo impacto en la naturaleza y contribuir a la lucha contra el cambio climático. 

Con la tecnología de fabricación de sus materiales consigue que los edificios aislados con sus productos sean habitables y saludables, al mismo tiempo que sostenibles y respetuosos con el medioambiente.

La estrategia de sostenibilidad de la compañía, cuyos sistemas y soluciones ayudan a reducir la demanda energética de los edificios, principalmente en calefacción y refrigeración, se basa en conseguir que los usuarios de los edificios reduzcan su consumo energético y sus emisiones de CO2.

URSA ayuda a conseguir edificios sostenibles, ya sean de obra nueva o gracias a la rehabilitación. Los edificios sostenibles pueden mejorar la biodiversidad, ahorran agua y ayudan a proteger los bosques.

, Sostenibilidad

Un programa exitoso de desarrollo sostenible requiere alianzas entre los gobiernos, el sector privado y la sociedad civil. URSA vuelca sus esfuerzos no sólo en fabricar productos útiles, sino en prestar servicios a través de alianzas inclusivas construidas sobre principios y valores, una visión y unos objetivos compartidos.

URSA viene brindando su apoyo y colaboración a distintas asociaciones del sector con las que se identifica en sus objetivos, actividades y trabajos como Green Building Council España, Empresa y Clima, AFELMA, AIPEX, Fundación la Casa que Ahorra, Andimat, Aisla, AdiP y otras asociaciones que trabajan por el fomento de la edificación sostenible.

, Sostenibilidad

Certificaciones de sostenibilidad

, Sostenibilidad
, Sostenibilidad
, Sostenibilidad
, Sostenibilidad
, Sostenibilidad
, Sostenibilidad

URSA y la economía circular de sus materiales

Uno de los mayores retos de URSA es contribuir a la Economía Circular, una prioridad de la Unión Europea que apuesta por la reducción de residuos y el aprovechamiento máximo de los recursos naturales.

Los dos materiales principales fabricados por URSA, la lana mineral de vidrio y el poliestireno extruido son reciclables y cuentan en su composición con entre el 35 y el 85% de material reciclado.

Con el propósito de cumplir con las “tres erres”, URSA ha conseguido mejorar sus procesos de fabricación para reducir, reutilizar y reciclar sus materiales.

1. – MATERIAS PRIMAS

LANA DE VIDRIO: Arena de sílice, uno de los recursos renovables más abundantes del planeta. Entre el 35 y el 85% de vidrio reciclado postconsumo (alrededor del 50%)

POLIESTIRENO EXTRUIDO: Está compuesto de un plástico celular que puede ser refundido y reutilizado y gases inocuos como el dióxido de carbono. Entre el 35 y el 85% del XPS fabricado por URSA se obtiene de poliestireno reciclado (mermas, recortes, embalajes, etc)

Los dos materiales son completamente inocuos para la salud y no emiten
gases ni desprenden partículas o fibras insalubres.

2.- FABRICACIÓN

La fabricación de los materiales de URSA se realiza con procesos estudiados
minuciosamente para emplear el menor consumo de energía. Además, en todas las fábricas se realizan esfuerzos considerables para minimizar los residuos de producción aumentando la tasa de reciclaje año tras año. Los residuos de producción de poliestireno extruido (XPS) se reciclan, por ejemplo, casi en su totalidad.

3.- EMBALAJE, ALMACENAJE Y TRANSPORTE

URSA ha rediseñado sus embalajes para hacerlos más ligeros y facilitar al consumidor un mejor aprovechamiento del producto. Con los nuevos envasados es posible incluir más paneles en cada paquete enviado con lo que se optimiza notablemente su transporte y reduce notablemente su impacto ambiental.

Sus embalajes cumplen con la normativa del ecodiseño. Se han disminuido las superficies impresas para que los embalajes contengan menos tinta y sean más sostenibles, al tiempo que ofrecen toda la información ambiental del producto, así como los sellos y etiquetas que lo atestiguan.

En su almacenaje se emplea el menor uso de palets de madera. El XPS se almacena sobre soportes realizados con el propio producto que son completamente reciclables.

En cuanto a la lana mineral de vidrio es altamente compresible. Un rollo desempaquetado se puede comprimir más de 10 veces, por lo que se necesitan menos camiones para almacenarlos y transportarlos con el consiguiente ahorro de energía.

4.- INSTALACIÓN

Los materiales de URSA son muy fáciles de manejar e instalar por lo que se reducen los tiempos del proceso de puesta en obra, por lo que se ahorran costes y tiempo.

El desperdicio de producto es mínimo. Con la nueva tecnología de fabricación, las lanas minerales de URSA son cada vez más suaves y desprenden menos polvo.

5.- FASE DE USO

Los productos de URSA tienen una gran durabilidad que les hace ser más sostenibles puesto que no necesitan mantenimiento en decenas de años. A lo largo de su vida útil ahorran hasta 7 veces más la energía que se ha generado durante su fabricación, transporte y puesta en obra.

6.- FIN DE SU VIDA ÚTIL

Los materiales aislantes de URSA son 100% reciclables. Además, una vez finalizada su vida útil sus residuos son considerados no peligrosos, por lo que se reduce el costo y la complejidad de la eliminación al final de su vida útil.

 

URSA y los sellos de certificación ambiental

 

, Sostenibilidad

 

Valorar la sostenibilidad de un material es complicado. Se puede valorar su porcentaje de material reciclado empleado en su fabricación o sus posibilidades de reciclarse al final de su vida útil. También se puede ir más allá y calcular el gasto de energía generado durante su fabricación, transporte, instalación y fase de uso, frente al ahorro de energía generado a lo largo de su vida útil.

Su balance final no se podrá hacer, en cualquiera de los casos, hasta su instalación y puesta en uso. Y es en el comportamiento de este edificio donde ha sido instalado, donde sí se puede medir su aporte a la sostenibilidad final del conjunto.

Las herramientas de certificación de edificios así lo valoran. Tanto LEED, como BREEAM, WELL o VERDE dan puntos al edificio a certificar teniendo en cuenta la contribución de los materiales empleados en su construcción o rehabilitación.

¿Qué valoran de los materiales de URSA estas herramientas de certificación?

En primer lugar su contenido de producto reciclado (entre un 35 y un 85%) que puede conseguir entre 1 y 2 puntos en LEED. BREEAM y VERDE también valoran su comportamiento a lo largo de su ciclo de vida (los materiales de URSA son capaces de ahorrar 7 veces la energía empleada en su fabricación, transporte e instalación. Estas mismas herramientas también tienen en cuenta la aportación de los materiales en el confort acústico del inmueble en el que se instalan e incluso su innovación en diseño (LEED).

Tanto VERDE como LEED tienen en cuenta el lugar de fabricación esté cerca del proyecto y qué radio de distribución de sus materiales cubren. URSA cuenta con dos fábricas en la localidad de El Plá de Santa María (Tarragona). Por su parte, la británica BREEAM otorga hasta 3 puntos a los edificios que cuentan en su interior con “materiales responsables” que como los de URSA estén reconocidos con certificados de calidad ambiental, etc.

También son fundamentales la gestión de residuos sobrantes de obra y la calidad del aire interior que pueden ayudar a conseguir. Hablamos en este último caso de materiales como las lanas minerales de URSA que depuran el aire interior y de los que no se desprenden compuestos orgánicos volátiles.

Materiales como los de URSA también son muy valorados por el estándar Passivhaus que promueve la edificación de inmuebles que cuenten con un fuerte aislamiento térmico, un riguroso control de infiltraciones, y una máxima calidad del aire interior, como la que proporcionan nuestras lanas minerales.