(Los materiales de URSA garantizan sobradamente el cumplimiento de la normativa)

Que la envolvente térmica de los edificios es fundamental para garantizar la eficiencia energética y su sostenibilidad no es algo nuevo. Los expertos del sector coinciden en que una buena rehabilitación de edificios con criterios de eficiencia energética y sostenibilidad tiene que pasar obligatoriamente por la renovación de su envolvente y la instalación de un buen aislamiento que proporcione beneficios económicos y medioambientales.

Hasta hace sólo unos días el Código Técnico de la Edificación (CTE) en su Documento Básico HE: Ahorro de energía, de 2013, incluía transmitancias térmicas de la envolvente en rehabilitación y, en obra nueva, se especificaban unas recomendaciones que no garantizan el cumplimiento, pero que sí eran valores orientativos para llegar a alcanzar las exigencias normativas de consumo y demanda.

Ahora, con la modificación del CTE, aprobada hace tan sólo unos días, y ya publicada en el BOE, el nuevo (DBHE) habla específicamente “de la mejora de la calidad de las envolventes térmicas de los edificios y del fomento del uso de las tecnologías más eficientes y sostenibles para su acondicionamiento, lo que permitirá alcanzar unas condiciones adecuadas de confort con el mínimo gasto energético”.

La modificación viene a adaptar el Código a nuevas exigencias que mejorarán las prestaciones de los edificios tanto en relación a la eficiencia energética de estos como en relación a la salud, el confort y la seguridad de los usuarios. Sobre todos estos criterios influyen los materiales de URSA.

La compañía cuenta con soluciones que permiten cumplir no sólo con las exigencias del CTE, sino superar estos requerimientos para aportar la mayor eficiencia energética posible a los inmuebles en los que se instalan.

, El nuevo CTE mejorará la calidad de las envolventes térmicas de los edificios
Documento Básico Ahorro de Energía

El nuevo “Documento Básico de Ahorro de Energía” se alinea con las recientes iniciativas legislativas tanto nacionales como europeas encaminadas al ahorro de energía. Los edificios nuevos que se construyen o rehabiliten a partir de la entrada en vigor del nuevo reglamento tendrán una alta eficiencia energética, lo que, sumado a la mayor contribución de energía procedente de fuentes renovables, supondrá una reducción del consumo de energía, respecto a los actuales, de en torno a un 40% de media. Se mejoran las exigencias de aislamiento en rehabilitación de edificios, tanto en mejoras o reformas pequeñas como en aquellas que se rehabilite más del 25% de la superficie total de la envolvente térmica del edificio.

, El nuevo CTE mejorará la calidad de las envolventes térmicas de los edificios
Documento Básico de Salubridad

Para URSA también es importante la nueva sección del “Documento Básico de Salubridad” de “Protección frente a la exposición al radón”. La empresa trabaja en materiales aislantes que ayuden a garantizar la calidad del aire interior tal y como atestiguan los certificados conseguidos.

El Real Decreto aprobado recoge, además, cambios en el “Documento Básico de Seguridad en caso de Incendio”, que permitirá conciliar la necesaria prevención de la propagación del fuego a través de las fachadas de los edificios con las nuevas exigencias de ahorro energético, así como con la innovación tecnológica del sector.

En definitiva, los ciudadanos deben de saber que además de cumplir con la normativa y, en cualquier supuesto, rehabilitar energéticamente un edificio actuando sobre su envolvente es la mejor media para economizar energía de calefacción y refrigeración, ya que se reducirán las pérdidas o ganancias térmicas en la piel del inmueble. El consumo energético de un edificio, tras una rehabilitación de estas características puede verse reducido hasta en un 75%, con un parecido porcentaje de reducción de emisiones de CO2.