Seleccionar página

Caso de éxito: Lana mineral sin velo en fachada ventilada de edificio

por | Abr 19, 2022 | PROYECTOS DE OBRA NUEVA, SOSTENIBILIDAD Y SALUD | 0 Comentarios

Una lana mineral sin velo, fue la elección del equipo de arquitectos que proyectaron un edificio de protección oficial en el barrio de Las Fuentes en Zaragoza.

En mayo de 2019, al poco de comenzar las obras de este edificio de 80 viviendas de protección social, las obras quedaron paralizadas cuando solo se había ejecutado aproximadamente el 20% de las actuaciones previstas. Tras año y medio con las obras paradas, en diciembre de 2020, el Ayuntamiento de Zaragoza desbloqueó el proyecto y se reanudó la actividad.

Pero la buena noticia no es solo que las obras avancen rápidamente, sino que el proyecto ha sido modificado para dotarlo de mayores medidas de eficiencia energética y sostenibilidad.

Se ha sustituido el gas por energías renovables para la producción de calor, cambiado los radiadores convencionales por suelo radiante, aumentado el número de placas solares híbridas y, para el aislamiento, se ha seleccionado un material con un alto contenido de material reciclado en su composición y con una menor huella de carbono que favorecerá el comportamiento energético y medioambiental del edificio.

Por este motivo, los promotores de esta obra Zaragoza Vivienda eligieron la lana mineral de vidrio URSA TERRA Vento Plus T0003 para el aislamiento de la fachada ventilada proyectada para este edificio que ha sido proyectado por Tangram Arquitectos y construido por Ferrovial.

Lana sin velo
David Martínez, de Tangram Arquitectos explica que la modificación del proyecto les permitió realizar un importante giro hacia la sostenibilidad al “cambiar en el recubrimiento el policarbonato de fachada a una chapa deployé de aluminio (metal perforado) que permite el paso del aire”.

En cuanto al aislamiento, se buscó un material capaz de “mantener estable sus propiedades con este tipo de fachada perforada en su recubrimiento, con múltiples aberturas, como la que tenemos nosotros y con el mismo espesor que habíamos previsto. El resultado final es espectacular”.

Lana mineral sin velo

Tradicionalmente, el sector ha tenido la creencia de que la lana mineral de vidrio necesitaba un velo para protegerla de la acción del viento y el agua, sobre todo en el momento de la instalación cuando no cuenta con ningún tipo de recubrimiento. Obras como estas viviendas de Zaragoza demuestran lo contrario: la idoneidad de la lana mineral sin velo para fachada ventilada.

lana mineral sin velo
También son una garantía los ensayos realizados por URSA  que han demostrado la idoneidad de su lana mineral sin velo URSA TERRA Vento Plus T0003 a rigurosos ensayos para demostrar la idoneidad de este material para su uso en fachada ventilada sin que necesite ninguna protección adicional a las características de la propia lana.

Javier Laga, administrador de la empresa Aucofer, también ha podido comprobar las ventajas de esta lana mineral para fachada ventilada, tras la instalación de los cerca de 4.000 metros cuadrados de este edificio de Zaragoza. “Para la función que tiene, es una solución perfectamente válida. No ha generado ningún problema a la hora de su instalación y técnicamente se comporta igual tanto con velo como sin velo. A igualdad de condiciones no afecta la elección de una u otra”.

Para Laga, hay otros factores que promotores y arquitectos sí especifican más como el espesor del aislamiento ya que “cada vez hay demanda de mayores espesores que faciliten un mayor ahorro de energía y un mejor comportamiento medioambiental del edificio”.

lana mineral sin velo
URSA TERRA Vento Plus T0003 es hidrófuga (no hidrófila) y no capilar (no es capaz de trasladar la humedad en su masa). Esto quiere decir que no capta ni transmite la humedad por el interior de sus poros. Proporciona un excelente aislamiento térmico y acústico y, por su carácter incombustible, seguridad en caso de incendio.

El edificio Las Fuentes contará con 20 viviendas por cada una de sus cuatro plantas. Cada planta dispone de un espacio común, con un gran acristalamiento, que será utilizado como lugar de encuentro entre los vecinos.
Todo el edificio es accesible para personas con movilidad reducida y cuenta con espacios ajardinados, abiertos al barrio.