Seleccionar página

La reverberación es un fenómeno acústico de reflexión producido cuando un frente de onda o un campo directo alcanza una pared, el suelo o el techo del espacio en el que se encuentra.

Cuando llega a cualquiera de estas superficies, el sonido “rebota” continuamente y todos estos rebotes (conjunto al que se le conoce como campo reverberante) pueden llegar a amplifican el sonido. En algunos casos con tal intensidad que hace que este sea ininteligible.

Aplicado a la práctica, en la sala por ejemplo de un restaurante donde no se haya tenido en cuenta la reverberación acústica, los comensales tendrán dificultades para entenderse incluso estando en la misma mesa y las demás conversaciones resultarán una molestia. En consecuencia, no podrán disfrutar de una experiencia óptima como los responsables del establecimiento querrían.

 

Tiempo de reverberación ¿Qué es?

El tiempo de reverberación es el período de tiempo que transcurre desde que se desactiva la fuente del campo directo hasta que el nivel de presión sonora desciende 60 dB de su valor inicial.

Este valor es identificado por las siglas TR y se mide en segundos. Si lo conseguimos controlar de forma óptima, podremos evitar las molestias causadas por la reverberación en cualquier estancia.

Para conseguir controlar el tiempo de reverberación tenemos que aprovechar materiales de absorción acústica apropiados, que reducirán la cantidad de reflexiones o rebotes que se generan.

Por ejemplo, en un restaurante o comedor vacío, el tiempo de reverberación debe ser de 0,9 segundos, mientras que en una sala de conferencia (butacas incluidas) de menos de 350 m3, el tiempo de reverberación será menor a 0,5 segundos.

 

Diferencia entre eco y reverberación

Los conceptos de eco y reverberación son muy parecidos, pero tienen una sutil diferencia importante: el tiempo que tarda la onda reflejada en llegar al oyente.

En el eco, la onda reflejada tarda el tiempo suficiente en llegar de nuevo al oyente como para que este lo perciba como dos sonidos diferentes. En la reverberación, sin embargo, este tiempo será inferior y el oyente no lo percibirá como un sonido distinto al sonido de origen.

eco

Tipos de reverberación

Dependiendo del tamaño y de la forma del espacio donde rebota el sonido, podemos tener distintos tipos de reverberación. A continuación, identificamos los que son más frecuentes:

  1. Reverberación de cuarto: Es la reverberación que podemos tener en espacios pequeños, como una habitación normal en un inmueble.
  2. Reverberación de sala: En este caso estamos ante la reverberación presente en espacios muy grandes, como una sala de conciertos. En este tipo de salas se invierte en un acondicionamiento acústico apropiado para conseguir que la percepción por parte de los oyentes sea óptima, consiguiendo tiempos de reverberación de hasta 1,3 segundos o mayores.
  3. Reverberación de cámara: Esta reverberación es aquella que puede darse en un espacio intermedio entre un cuarto y una sala. Aquí podemos encontrar tiempos de reverberación que van desde 0,4 hasta 1,2 segundos.
  4. Reverberación de placa: Este es un tipo de reverberación artificial, que se consigue cuando se aplica una placa de metal que vibra cuando los sonidos rebotan sobre su superficie.
  5. Reverberación de resorte: Otro tipo de reverberación artificial, en esta ocasión aprovechando un resorte, con resultados muy parecidos a los de la placa.