Aislamiento para un mañana mejor

 

 La entrevista del mes: ATEI CONSULTORES

Madrid, a 4 de Marzo de 2014

“El aislamiento es el sistema pasivo más económico y que da mayor rendimiento”

 

Además de hablar con los arquitectos responsables del proyecto de Rehabilitación, URSA quiso también quiso conocer la opinión de esta obra de la ingeniería responsable  ATEI Consultores.

 

Elías Iglesias Sánchez, Director Técnico de Proyecto y Laudelino Javier Sánchez de León, Ingeniero de Proyecto, nos recibieron en su estudio para hablar sobre sostenibilidad, rehabilitación, aislamiento y, por supuesto de la reforma del Edificio Zurbarán 28.

http://www.ateiconsultores.net/ 
Llevan trabajando como ingeniería y consultoría 14 años, ¿En todo este tiempo cómo habéis visto evolucionar la demanda de espacios más sostenibles?

 

Aunque el interés ha sido paulatino, creemos que en los últimos 5 años es cuando más interés se ha despertado en los clientes por la edificación con criterios de sostenibilidad. Nosotros lo achacamos también a la situación económica que hace que se busquen nuevos argumentos de venta que den un plus y se alejen de lo convencional. Cada vez conocemos más clientes como el propietario del edificio Zurbarán 28 que cuando quieren eficiencia energética en su proyecto, aspiran a lo máximo.

 

¿Creéis que es un tema un poco  de imagen o la sostenibilidad va mucho más allá?

 

En un principio, las exigencias de una mayor sostenibilidad vinieron marcadas por la normativa de la Unión Europea,  como en el caso de la energía solar, que comenzó a instalarse porque era obligatoria y no hubiera tenido ese tirón de no estar  prescrita por la norma.  Poco a poco los clientes se fueron dando cuenta de que una vivienda ecológica va a tener repercusiones económicas positivas en forma de ahorro.

Aún así, nos queda mucho camino por recorrer. En este campo prácticamente no hemos dado los primeros pasos.

 

¿En qué tanto por ciento de vuestra dedicación está presente la palabra sostenibilidad?

 

En la actualidad, de una forma u otra, en casi todos nuestros proyectos está presente la edificación sostenible y  la eficiencia energética, mucho más si cabe desde que ha entrado en vigor la reforma del Código Técnico de la Edificación.

 

 

¿Cómo va a cambiar vuestra forma de trabajar la aplicación del CTE?, ¿cómo valoráis el nuevo articulado?

 

Pues en cierto modo, estamos todavía asumiendo los cambios, ya que a veces somos los profesionales los que asumimos estos cambios antes que la Administración.

Nosotros vamos a un ritmo que nos imponen los clientes, pero la Administración Pública no suele ir a ese ritmo. Está siendo un esfuerzo por nuestra parte que hay que trasladarles a los clientes para que entiendan lo que implican los cambios normativos.

 

Y hablando de nuevas normas ¿Qué os parece la nueva Etiqueta de Certificado Energético para viviendas usadas?

 

Nos parece bien, aunque creemos que a nivel del usuario lo que se ha percibido es únicamente que hay que pagar más, como si fuera un tipo de impuesto. En la actualidad la gente no sabe diferenciar ni lo que significa el tipo de letra, pero creemos que a largo plazo, los ciudadanos sí se van a dar cuenta de que a mayor nota en certificado energético mayor va a ser también el ahorro que van a tener con esa vivienda.

 

¿Cómo se llega a la sociedad a que entiendan los beneficios de la eficiencia energética?

 

Es cuestión de mentalidad. En Alemania existe conciencia y aquí no. Pero no hablamos ya solo de propietarios, sino también de los propios arquitectos. Los primeros se preocupan sobre todo con una percepción de lo inmediato. Se preocupan del coste inmediato y no de los ahorros que van a conseguir. Hacen falta muchísimas campañas de concienciación.

 

¿Cuánto más vale construir de forma sostenible?

 

Depende de los condicionantes de la propiedad, el coste puede estar entre el 3 y el 5% y los ahorros pueden estar entre el 40 y el 50% de media. Por ejemplo, en el edificio Zurbarán, propiedad de Zurich Insurance se han conseguido ahorros energéticos del 73%.

 

Solamente la envolvente ahorra un 40%.

 

¿Qué peso le dais a la envolvente en un proyecto de ahorro?

 

La envolvente es lo principal. Cuando haces un estudio de la demanda energética del edificio te das cuenta de que prácticamente toda la demanda, cerca de un  90%, va ligada a la envolvente. Es cierto que todos los edificios tienen cargas interiores, luz, ordenadores, pero la envolvente va a regular la diferencia entre las condiciones interiores y exteriores. Para conseguir ahorro hay que actuar sobre la envolvente y con estas actuaciones pueden conseguirse ahorros en el entorno del 40%.

No hay que olvidar que el aislamiento es el sistema pasivo más económico y que más rendimiento da, porque mientras que no esté mal instalado y no haya nada que lo altere, está ahí y dura, lo que dura el edificio, si es de buena calidad.

Las instalaciones siempre las tienes que renovar, pero el aislamiento no y si este es bueno, controlará perfectamente la demanda de energía.

 

 

¿Cómo llegó a vuestras manos el proyecto de rehabilitación del Edificio Zurbarán?

 

Fue a través de un estudio de  arquitectos. Ha sido la primera vez que trabajamos con ellos y la relación ha sido muy buena. De hecho vamos a seguir colaborando en la línea de LEAN Construcción (hacer las obras en un corto espacio de tiempo). En el Zurbarán nos hemos encargado del proyecto de ingeniería y de la dirección técnica de Instalaciones.

 

¿Por qué habéis elegido URSA para el aislamiento?

 

Trabajamos con URSA desde el año 2007. Ese año hubo importante normativo que afectaba a muchísimas gestiones. Contactamos con diversos fabricantes y URSA nos dio una gran asistencia técnica en todas las dudas y cuestiones que les planteábamos. Siempre elegimos URSA,  no solo por la gran calidad de sus productos, sino también por la asistencia técnica que nos prestan durante todo el proceso de instalación de sus materiales.  De hecho, a no ser que el cliente nos pida otro tipo de materiales aislantes, siempre elegimos URSA para nuestros proyectos.

 

¿Cómo se ha desarrollado esta obra?

 

Partíamos con algunos requerimientos del propietario: No tocar la fachada por el exterior y que cada oficina tuviera un comportamiento energético independiente. Para ello las hemos tratado como compartimentos estancos con aislamientos en tabiques, techos y suelos. Pese a que el edificio cuenta con una orientación Norte Sur y teníamos problemas con el VRF (Volumen de Refrigerante Variable), hemos conseguido una temperatura homogénea.